Si quieres rendir en tu trabajo, es necesario que hagas pausas

Tiempo de lectura 2 minutos

 

Esta semana les traemos un artículo en dos partes con la participación de David Vallejo, psicólogo responsable de PsicoThing. El trabajo de David no sólo es riguroso, sino que también es muy variado en temas y formatos. Pueden seguirlo en Instagram, escucharlo en su podcast en Ivoox, o verlo en su canal de YouTube.

 

En nuestra cultura del trabajo tendemos a pensar que los mejores empleados son aquellos que mantienen un desempeño óptimo durante mucho tiempo. Así mismo creemos que tomarse demasiadas pausas durante el trabajo va a reducir nuestra productividad. ¿Qué tan reales son estas creencias?

Huelga Japonesa

En occidente tenemos una idea bastante distorsionada de la cultura de trabajo oriental, imaginamos trabajadores incansables que rinden al 100% durante maratónicas horas de trabajo. Siempre concentrados, siempre eficientes y sonrientes. Tanto es así que en España y Latinoamérica tenemos el concepto de una “huelga a la japonesa”.

Según esta idea, los trabajadores nipones en lugar de frenar el trabajo lo que hacen es intensificarlo, impidiendo que las empresas puedan distribuir el exceso de producción. En realidad este tipo de huelga no existe, ni en Japón ni en ningún lado. Somo los occidentales mitificando la cultura de esfuerzo y colaboración oriental.

Motivación y habilidades

En realidad, para que un trabajador rinda al máximo se necesitan dos premisas. La primera es que esté motivado, ya sea intrínsecamente porque disfruta de su trabajo, extrínsecamente por los beneficios que obtiene del mismo, o ambas. Así mismo es necesario que la persona disponga de las habilidades necesarias para poder desplegar todo su potencial.

¿Qué podría ocurrir si no dispone de las habilidades necesarias? Bueno…podrían ocurrir muchas cosas pero una de las más frecuentes es que cuando las demandas del entorno (carga de trabajo) superan las habilidades para hacerlas frente aparece el tan temido estrés laboral.

Cualquier trabajo es exigente. Por muy simple que sea la tarea, es necesario que el trabajador resista a las distracciones y persiga objetivos constantemente durantes largos períodos de tiempo. Si la tarea a desarrollar es aburrida o repetitiva, la capacidad de mantener la concentración y continuar con el trabajo será cada vez más difícil.

Un derecho y una necesidad

Tengamos en cuenta que si bien no existe todavía un consenso, se estima que a partir de los 18-20 minutos nuestra atención comienza a decaer. En este contexto, poder disponer de pausas puede ser de gran ayuda.

En cierto punto del día los trabajadores necesitan pausar el trabajo unos minutos y recargar baterías. Las pausas breves durante la jornada logran estimular habilidades cognitivas como la atención, permitiendo que mantengamos un buen desempeño laboral.

Esto por supuesto es aplicable cuando hablamos de otro tipo de trabajo: por ejemplo los estudios. Poder distribuir nuestros períodos de tiempo en intervalos de tiempo nos permitirá optimizar nuestros recursos cognitivos y potenciar nuestro rendimiento.

Sacar beneficio de cada pausa

El problema con las pausas es que hay que saber elegir. Charlotte Fritz, psicóloga investigadora especialista en el análisis de los entornos laborales de la Universidad Estatal de Portland, afirma que normalmente, no escogemos el tipo de pausa que más nos beneficia.

Según sus estudios en las pausas solemos comer algo, tomar café o aprovechar para desfogarnos con nuestros compañeros sobre algún problema. Estas estrategias son contraproducentes porque no abordan el origen del cansancio. Una de las pausas más comunes actualmente es mirar el móvil…¿Descansamos realmente cuando hacemos eso?

¿Quieres qué debes hacer para lograr desconectar en tu trabajo? El artículo sigue en este LINK


Fuente:
  • Conlin,A; Barber, L. Why and How You Should Take Breaks at Work. Psychology Today. Recuperado de link

¡Hola! Me llamo Santiago y soy psicólogo.
A los 8 años conocí esta materia y desde entonces es la pasión que me acompaña junto con las nuevas tecnologías, internet y el fútbol.
Cansado de escuchar que la Psicología es “solo para los locos” me dedico a explicar que en realidad la Psicología es para todos.

Acerca de Santiago Salvatori

¡Hola! Me llamo Santiago y soy psicólogo. A los 8 años conocí esta materia y desde entonces es la pasión que me acompaña junto con las nuevas tecnologías, internet y el fútbol. Cansado de escuchar que la Psicología es "solo para los locos" me dedico a explicar que en realidad la Psicología es para todos.
Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.