La psicología del éxito de “Despacito”

Tiempo de lectura 3 minutos

Puede gustarnos más o menos, pero son pocas las personas que no conozcan el éxito del 2017 “Despacito”. Pero lo que no todos saben es que tiene particularidades en su estructura específicamente diseñadas para que no podamos dejar de cantarla.

No es la primera vez que escribimos sobre por qué ciertas canciones se nos meten en la mente y no podemos sacarlas de ahí. Esta vez sin embargo,  vamos a hablar del caso especial de “Despacito”.

El tema de Luis Fonzi y Daddy Yankee es la primera canción latina, con letra en español, en llegar a la primera posición de la lista global de canciones más escuchadas de Spotify. Con más de 327 millones de reproducciones, está en el Top 20 de, al menos, 14 países no hispanohablantes, y en los últimos días se convirtió en la segunda canción en español, después de “La Macarena” en ser Nº1 en los rankings de Estados Unidos.

¿Por qué esta canción tiene tanto éxito?

El músico y compositor Nahúm García lo desveló primero en Twitter y luego en una nota para Gizmodo. García explica que el secreto de la canción es que rompe deliberadamente las reglas de la música a las que todos estamos acostumbrados.

En el estribillo, la parte más conocida y cantada, la canción  se detiene y el ritmo se rompe. La estrofa “de…pa..ci-to” llega bastante tarde y no entra a tempo con el compás de la canción. Lo más interesante es que esto no sucede en todos los estribillos sino que solamente en el primero, los demás sí van a tempo. El secreto de despacito es que va…demasiado despacito.

vía @nahum

¿Que tiene que ver esto con la psicología?

Seguramente se lo estarán preguntando porque hasta ahora hemos hablado de datos y de música, pero ¿qué papel juega la psicología en toda esta historia?

El cerebro busca continuamente patrones de repetición en la realidad que nos rodea. Cuando nuestra mente no reconoce alguna realidad hace lo posible por entenderla de alguna forma. Así es como se explican las ilusiones ópticas o en las formas que vemos en las nubes.

Esta búsqueda de patrones conocidos sucede también con las canciones. El cerebro analiza la canción y aprende su secuencia. Cuanto más escuchamos una canción más nos familiarizamos con su estructura, por lo tanto sabemos cuando está por venir la parte que más disfrutamos.

Cuando algo nos gusta, en nuestro cerebro se pone en marcha el “sistema de recompensa”. Este sistema se activa principalmente ante comportamientos básicos para la supervivencia de la especie como la comida o el sexo, pero también puede activarse con otro tipo de experiencias que nos hacen sentir bien.

Según investigaciones recientes la música tendría sus propias vías dentro de este sistema de recompensa, por eso escuchar música nos puede producir un inmenso placer. El problema es que cuando escuchamos demasiadas veces una canción, deja de gustarnos como la primera vez porque el cerebro ya se anticipa a lo que va  a venir y el efecto placentero se ve reducido por culpa de la repetición.

Sin embargo despacito, al romper el ritmo esperado no permite que nuestro cerebro aprenda la estructura y por lo tanto no deja que se anticipe a la parte placentera manteniendo su efecto sorpresa y logrando que el disfrute sea mucho más duradero.

Evidentemente si lo escuchamos por 15672 vez no va a tener el mismo efecto que el primer día, pero sí es verdad que ha logrado durar mucho más que otras canciones del estilo y el momento en que nos cansamos de ella fue mucho más tardío respecto a otros éxitos veraniegos. Ahora ya sabemos científicamente por qué despacito sigue teniendo tanto éxito.

Y yo que pensaba que escribir una canción de verano era una cosa simple.


Fuentes:
  • Zavia, M. Esta es la razón por la que despacito no se te quita de la cabeza. Gizmodo. Recuperado el 11 de Julio 2017 de enlace
  • La música utiliza circuitos neuronales específicos para activar el placer. Agencia SINC. Recuperado el 11 de Julio 2017 de enlace
  • La música, una droga para el cerebro. RTVE. Recuperado el 11 de Julio 2017 de enlace
  •  Peláez Pérez, F. Nuestro cerebro busca patrones. La Aldea irreductible. Recuperado el 11 de Julio 2017 de enlace
  • Despacito consigue otro sobresaliente récord histórico para la música latina. CulturaOcio. Recuperado el 11 de Julio 2017 de enlace

¡Hola! Me llamo Santiago y soy psicólogo.
A los 8 años conocí esta materia y desde entonces es la pasión que me acompaña junto con las nuevas tecnologías, internet y el fútbol.
Cansado de escuchar que la Psicología es “solo para los locos” me dedico a explicar que en realidad la Psicología es para todos.

Acerca de Santiago Salvatori

¡Hola! Me llamo Santiago y soy psicólogo. A los 8 años conocí esta materia y desde entonces es la pasión que me acompaña junto con las nuevas tecnologías, internet y el fútbol. Cansado de escuchar que la Psicología es "solo para los locos" me dedico a explicar que en realidad la Psicología es para todos.
Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario