La boda de Harry y Meghan: ¿Se puede ser amigo de un ex?

Tiempo de lectura 4 minutos

La boda del principe Harry y Meghan Markle, uno de los eventos del año, fue seguido por millones de personas. Una de las cosas que llamó más la atención fue la presencia en la ceremonia de dos ex novias de Harry, lo que hizo resurgir la eterna pregunta ¿Es posible ser amigos de nuestros ex?

Directa o indirectamente todos hemos vivido una ruptura sentimental. La decisión de romper una relación nunca es fácil, y sobre todo, nunca es indolora. Luego de una ruptura algunas personas no pueden ni verse, sin embargo otras logran mantener un vínculo de amistad. ¿Cómo se puede realizar la transición de amantes a amigos?¿Realmente puede funcionar ese cambio de relación?

 

Dos ex novias en la boda real

Evidentemente hay personas que lo logran. Por ejemplo el príncipe Harry, que sorprendió a muchos invitando a su boda a dos de sus ex novias Cressida Bonas y Chelsy Davy. La relación con Bonas duró solo dos años, del 2012 al 2014. Con Davy, al contrario, fue una relación de 7 años concluida en 2011. Muchos afirmaban que sería ella quien finalmente se casaría con el príncipe. Sin embargo, lo interesante de esta relación es que no sólo Harry y Chelsy siguieron en contacto, sino que ella actualmente está saliendo con James Marshall, íntimo amigo de Meghan.

 

Una pausa muy necesaria

Mantener una relación de amistad con un ex nos presenta varios retos ¿Cómo se sobrelleva la reducción de la intimidad con esa persona? ¿Cómo se manejan las emociones para que luego de una ruptura mantengamos una conexión con nuestra ex pareja pero podamos sentirnos libres de pasar página y comenzar una relación con una persona nueva?

La realidad es que incluso tras una separación amistosa, es muy difícil mantener una relación de amistad, especialmente en los primeros momentos. No siempre será posible mantener una amistad con un ex, pero si esa posibilidad existe llevará tiempo. Los primeros momentos después de la separación están demasiado cargados emocionalmente como para poder construir una relación sana y positiva con la misma persona. El vínculo de la pareja necesita romperse y lleva algo de tiempo poder superar las secuelas emocionales que suponen el fin de una relación, por más pacífica que haya sido.

 

¿Estamos preparados para ser amigos?

Antes de analizar cómo será vuestra relación post ruptura es importante analizar cómo y por qué se produjo el fin de la relación. Analizar qué fue lo que no funcionó, y especialmente si todavía quedan situaciones no resueltas, ya sean heridas que no terminaron de sanar o sentimientos que todavía no se fueron del todo.

Hay que tener en cuenta que muchas veces la relación es imposible de recomponer. Ya sea una pareja o una amistad, se trata de una interacción entre dos personas, cada una con su historia, su carácter y sus necesidades. Es posible que si no funcionó la pareja, no funcione tampoco la amistad.

 

Tiene ciertas condiciones

Sin embargo, si ambos estamos de acuerdo y tenemos claro que es agua pasada podemos intentar reconvertir la relación. Poder mantener una relación con un ex depende de ciertas variables:

  • ¿Cómo terminó la relación? ¿Fue de común acuerdo? ¿Implicó mucho sufrimiento? ¿Puede que existan todavía cierto recelo?
  • ¿Lo superaron ambos de forma tal que puedan mantener una relación puramente de amistad? ¿Estamos seguros que ya no sentimos atracción por nuestra ex pareja?¿Estamos convencidos que estar en contacto no nos producirá cierta añoranza del pasado?
  • ¿Cómo se siente nuestra nueva pareja o la de nuestro ex, con que mantengamos esta relación? Una relación madura es cosa de dos y hay que conocer lo que esta situación puede producir en nuestro nuevo partner.

¿Qué nos dice la ciencia?

En un reciente estudio de la Universidad de Kansas, llevado a cabo por Rebecca Griffith, se analizaron los motivos por los que las personas deciden mantener una relación de amistad con sus ex y el éxito que se obtuvieron. Participaron cerca de 470 mujeres y 360 hombres.

Los resultados, expuestos en la reunión anual de la Asociación Americana de Psicología, indicaron que existen 4 motivos principales por los que decidimos ser amigos de nuestros ex:

  1. La seguridad. Esa persona sigue siendo un apoyo, alguien que formó parte importante de nuestra vida,  que nos conoce bien. Muchas veces no queremos perder ese apoyo emocional o esa persona de confianza.
  2. La practicidad. Puede ser que nuestra ex pareja tenga cualidades a las que no queremos renunciar, ya sea por contactos, por cuestiones económicas, porque pertenecen al mismo grupo de amigos o porque hay niños involucrados por lo que mantener la relación nos beneficia a ambos.
  3. Cortesía. A veces puede no parecernos correcto o educado eliminar a alguien de nuestra vida bruscamente. También puede ser porque hemos dejado nosotros y no queremos herir los sentimientos de nuestra ex pareja, por lo que mantenemos una amistad.
  4. Sentimientos persistentes. A veces lo que queremos es intentar mantenernos cerca de nuestra ex pareja porque todavía tenemos sentimientos hacia ella.

Practicidad y cortesía eran las opciones que permitían tener relaciones positivas y duraderas con los ex. La seguridad por su parte, si bien permitía tener una relación positiva, no aseguraba que fuese una relación duradera. Probablemente porque al seguir adelante con nuestra vida y conocer gente nueva, vamos teniendo otros apoyos.

Como era esperable, si la elección es porque todavía nos quedan sentimientos, como celos y despecho, los resultados indican que la relación será negativa,  y que fracasan rápidamente.

 

Mejor sin sentimientos

Si queremos generalizar, dos de las razones por las que podemos mantener una relación con un ex se relacionan con necesidades emocionales ( seguridad y sentimientos) mientras que las otras dos opciones no (prácticas y de cortesía). Las variables que mejor predicen un éxito en la relación de amistad son aquellas que no implican sentimientos.

Por lo tanto, puede no ser sorprendente que cualquier cosa sea posible en las relaciones humanas dependiendo de los deseos y habilidades de las partes involucradas. Entonces la pregunta inicial debería ser reformulada, no tanto “¿Se puede mantener una amistad con una ex pareja?” sino más bien“¿Soy capaz de mantener una relación de amistad con mi ex?”.

Si donde hubo fuego, cenizas quedan, mejor no intentar ser amigos.


Fuentes:
  • Dudas, A. The psychology behind being friends with your ex. Queens Journal. Recuperado el 5 de Junio 2018 de enlace
  • Di Donato, T. 4 Reasons Why Exes Stay Friends. Psychology Today. Recuperado el 5 de Junio 2018 de enlace
  • Miller, S. Friends with an Ex? Check Your Motives First, Science Says. Live Science. Recuperado el 5 de Junio 2018 de enlace
  • Alman, I. Can You Remain Friends With Your Ex?. Psychology Today. Recuperado el 5 de Junio 2018 de enlace
  • Suval, L. Being Friends with an Ex-Boyfriend or Ex-Girlfriend. Psych Central. Recuperado el 29 de Mayo 2018 de enlace

¡Hola! Me llamo Santiago y soy psicólogo.
A los 8 años conocí esta materia y desde entonces es la pasión que me acompaña junto con las nuevas tecnologías, internet y el fútbol.
Cansado de escuchar que la Psicología es “solo para los locos” me dedico a explicar que en realidad la Psicología es para todos.

Acerca de Santiago Salvatori

¡Hola! Me llamo Santiago y soy psicólogo. A los 8 años conocí esta materia y desde entonces es la pasión que me acompaña junto con las nuevas tecnologías, internet y el fútbol. Cansado de escuchar que la Psicología es "solo para los locos" me dedico a explicar que en realidad la Psicología es para todos.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.