Ignorancia pluralista: ¿Por que nos incomoda hablar con extraños en el tren?

Tiempo de lectura 2 minutos

7:30 de la mañana. El metro atiborrado de gente. Nadie habla o se comunica. Todos miramos hacia abajo, inmersos en nuestros pensamientos,tablets o teléfonos.

19:00 horas. Más de lo mismo, un poco menos de silencio porque para muchos ahora empieza la “vida” pero casi nadie habla con nadie. ¿No éramos “animales sociales”?¿Qué nos está sucediendo?

Amontonados pero solos

Las grandes ciudades generan una infinidad de posibilidades de contacto humano, sin embargo muchas veces asumimos roles antisociales. El ejemplo más claro es el transporte público en hora pico. Miles de personas a centímetros de distancia, que sin embargo hacen como si los demás no estuvieran. No hay ningún tipo de interacción social. Es más,en este tipo de situaciones ¿A quién no le gustaría tener un vagón solo para si mismo?

Sin embargo, en un reciente estudio publicado en el Journal of Experimental Psychology, Nicholas Epley y Juliana Schroeder demostraron que entablar conversación con un extraño aunque sea unos minutos mejora nuestro bienestar y nuestra felicidad.https://pixabay.com/photo-2373323/

Extraños en el tren

Los investigadores reclutaron más de 100 viajeros en la estación de tren de Homewood, Illinois. Los dividieron en tres grupos, el primero debía entablar deliberadamente conversación con un extraño durante el trayecto. El segundo grupo debía mantenerse aislado y silencioso, mientras que  el tercer grupo debía comportarse como lo hacía siempre. Una vez terminado el trayecto todos los grupos completan un cuestionario en el que se les preguntaba cuán productivos, placenteros y felices se habían sentido durante el viaje.

A su vez se formó otro grupo al que se le explicaban las tres situaciones y debían rellenar un cuestionario para intentar predecir los niveles de satisfacción y felicidad que los participantes sentirían en cada una de ellas.

Diferentes opiniones

Los resultados indicaron que los participantes del grupo uno sintieron que su viaje fue más placentero, incluso más productivo al hablar con extraños respecto a los otros dos grupos. Lo interesante es que cuando se preguntó a las personas externas quiénes estarían más satisfechos, la gran mayoría asumió que el grupo uno, precisamente por estar obligado a hablar con extraños serían lo que tendrían el viaje menos placentero.

Se realizaron experimentos similares en autobuses y en salas de espera, y en todos se da el mismo patrón, por un lado lo observadores externos piensan que hablar con extraños hará que la situación sea más incómoda, mientras que los que realmente lo hacen indican una mayor satisfacción al terminar la experiencia.

Exageramos las consecuencias psicológicas

Con este tipo de resultados el lícito preguntarse cuánto pesan las enseñanzas de nuestra infancia del tipo “no hables con extraños“. El miedo a lo desconocido está muy arraigado en el ser humano y todavía hoy genera muchos problemas. Sin embargo, lo que indica este estudio es que malentendemos las consecuencias psicológicas de la interacción social con extraños. Según los autores de la investigación este error es particularmente desafortunado teniendo en cuenta que una de las experiencias menos placenteras del día a día son justamente los viajes en transporte público. En general los participantes que tuvieron experiencias más positivas durante el viaje fueron justamente los que interactuaron con extraños, por lo que no deberías percibir la interacción con los demás como algo tan negativo.

Epley y  Schroeder, denominan este fenómeno como “ignorancia pluralista”. Queremos conectar con los demás, porque somos seres sociales, pero muchas veces nos abstenemos porque asumimos que somos los únicos que queremos conectar.

Para mejorar esos terribles viajes al trabajo basta con ser un poco más abiertos a los demás e intentar crear conexiones en vez de elegir el aislamiento. Por las dudas, si me ven escuchando música, mejor no me hablen.


Fuentes:
  • Epley N, Schroeder J. Mistakenly Seeking Solitude. Journal of Experimental Psychology. 2014. Recuperado el 7 de Noviembre 2017 de enlace.
  • Borreli, L. Hello, stranger: talking with strangers during morning commute boost emotional health. Medical Daily. Recuperado el 7 de Noviembre 2017 de enlace
  • Imágenes. Pixabay. Recuperado el 7 de Noviembre 2017

¡Hola! Me llamo Santiago y soy psicólogo.
A los 8 años conocí esta materia y desde entonces es la pasión que me acompaña junto con las nuevas tecnologías, internet y el fútbol.
Cansado de escuchar que la Psicología es “solo para los locos” me dedico a explicar que en realidad la Psicología es para todos.

Acerca de Santiago Salvatori

¡Hola! Me llamo Santiago y soy psicólogo.
A los 8 años conocí esta materia y desde entonces es la pasión que me acompaña junto con las nuevas tecnologías, internet y el fútbol.
Cansado de escuchar que la Psicología es “solo para los locos” me dedico a explicar que en realidad la Psicología es para todos.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario